PERIODO DE ASENTAMIENTO A LOS DISCOS DE FRENOS

El sistema de freno es un elemento crítico para garantizar la seguridad del vehiculo, con lo cual todas las piezas que lo componen son imprescindibles para este fin; y deberían contar, cada uno de ellos, con las homologaciones pertinentes.

Es aconsejable a la hora de la reposición de pastillas y discos:

  • Reemplazar siempre las pastillas de las dos ruedas de un mismo eje.
  • Las pastillas de reposición deben ser siempre NUEVAS, no se debe emplear nunca un material usado anteriormente. Se recomienda también el recambio de las pastillas de freno junto con el cambio de discos.
    De no tener estas precauciones, se reducirá de forma importante tanto la vida de los discos como de las pasti- llas y disminuirá la eficacia del sistema de freno.

 

Las primeras frenadas con las nuevas pastillas deben ser suaves y progresivas, ya que debe haber un período de adaptación de unos 300 km. Es imprescindible frenar suavemente durante esos primeros kilómetros, a fin de realizar un buen asentamiento entre las pastillas y los discos de freno. Realizar esto cuidadosamente prolongará la vida útil de discos y pastillas.

SCORCHING

En Europa departamentos de ingeniería de diversos fabricantes de equipo original han desarrollado un tratamiento de shock a alta temperatura, que se realiza después del post-curado posterior al prensado en caliente, llamado SCORCHING o escorchado. En esta última fase el material de fricción se sube a temperatu- ras de 500oC o superiores bajo la acción y el efecto de una llama, dentro de un procedimiento específico y con un equipamiento altamente sofisticado ya que no se trata de un simple soplete. En este proceso se elimina una gran parte de los materiales orgánicos aún existen- tes, las resinas se carbonizan y la pastilla de freno adquiere características definitivas. Éste es un proceso caro y delicado, por lo que muy pocos fabricantes lo incorporan a sus procesos de fabricación.

No cualquier material de fricción soporta este procedi- miento, solamente un producto de muy alta calidad puede someterse a esta verdadera “prueba de fuego”. Si sometemos a shock térmico de 500 a 1100 grados de diferencia en fracciones de segundo, a materiales que no tienen un sistema de calidad efectivo y que no cumplen con ciertas características mínimas, lo más probable es que no puedan resistirlo y queden inutilizables.
Este “escorchado” es sumamente útil para mejorar el rendimiento de las pastillas de freno y una poderosa ayuda para acortar el tiempo de asentamiento en el vehículo, por lo que es utilizado prácticamente por todos los fabricantes europeos de equipo original.

Se aconseja que el usuario esté atento a controlar progresivamente el asentamiento en cada vehiculo en particular. Evitando el calentamiento excesivo de las pastillas y los discos. El calentamiento excesivo suele tener como origen una conducción en condiciones límites, la costumbre de algunos conductores de mantener el pie sobre el pedal de freno ejerciendo poca presión en descensos prolongados para ir reteniendo el vehículo, o salir a probar las pastillas nuevas efectuando frenadas en situación de pánico “para ver cómo responden”. Este problema provoca vibraciones en los discos debido a las transformaciones estructurales de su masa sufridas por excesos de tempe- raturas, que se harán cada vez más pronunciadas con el paso de los kilómetros.

Todos estos inconvenientes se reducen notablemente instalando pastillas con SCORCHING ya que se trata de un material de fricción tratado especialmente y en forma específica según procedimientos internacionales de calidad.

Básicamente lo que se logra con un material de fricción como LITTON XFIRE®, es que el auto salga del taller frenando en condiciones normales desde el primer momento, aumentando la seguridad y por consiguiente el confort del usuario.

Información elaborada por el departamento técnico de LITTON.